Cómo alegrarte cada vez que estés de mala racha

By 23/11/2019 noviembre 24th, 2019 hábitos, malas rachas, Pokermind, Tilt, warm up

Palabras: 2296

Tiempo estimado de lectura: 8 min 30 seg

 

Aiii los downswings, malas rachas, mal run, lo que sea. Cuánto dolor han causado estas palabras.

A nuestra mente le encanta buscar y crear patrones, sea donde sea, porque son una herramienta genial para gastar recursos y procesar más información con menos esfuerzo.

Pero eso también nos hace vulnerables a muchos sesgos cognitivos…y a terminar encontrando patrones donde no los hay.

El póquer es muy exigente. Sin duda.

Y nos presenta con situaciones extremas para las que NADA, repito, NADA, nos ha preparado.

¿Qué has podido hacer antes de jugar a póquer que se parezca, ni un poco, a este juego?

El póquer nos expone de manera exageradísima a una cantidad brutal de información y de eventos que no controlamos.

Lo que nosotros llamamos: la varianza.

Además, en un ambiente competitivo que tampoco facilita controlar nuestras tendencias más irracionales y nuestro ego.

Un buen cocktail explosivo.

Este artículo seguramente no será lo que esperas, pero sí lo que necesitas para entender mejor las malas rachas y resolver de una vez por todas este obstáculo.

No te encontrarás los consejos típicos de «tómate un descanso» o «estudia».

Por muy nobles que parezcan, no te enfrentan con el problema, solo te ayudan a evitarlo.

Solo mirando a los ojos a las malas rachas serás capaz de aprender de ellas y mejorar. Y así mejorar tu winrate, mejorar tus sensaciones con el póquer y sacar MUCHA ventaja a tus rivales.

Not bad.

Esa es mi filosofía y la que te compartiré ahora.

Let’s go!

¿Qué es una mala racha o un downswing?

¿Cómo la defines tú?

Cualquier respuesta que involucre las cartas, es equivocada.

El down no es de las cartas. Las cartas no tienen downs, no prefieren un resultado antes que otro, no hay nadie que las ponga en orden para que tú pierdas.

Son solo un conjunto de eventos aleatorios independientes entre sí que no son ni buenos ni malos, simplemente suceden.

Eso no es un down, es la varianza expresándose. Una cualidad del póquer.

Además, todo lo que sucede en el Universo, sucede en el ahora, en el presente. No pueden haber rachas en solo un instante.

Son una construcción mental, como el pasado y el futuro.

Es nuestra mente la que lo interpreta como un patrón que solo puede tener una explicación posible: «¡ESTOY DE DOWN!».

Y también la que estima que el futuro será igual que el pasado reciente (sesgo de actualidad): «¡ES IMPOSIBLE GANAR!»

Y la que personifica esos eventos externos como si fueran alguien que va en contra de ti: «¡QUÉ INJUSTO! ¡SOY EL QUE RUNEA PEOR!»

Entre otras reacciones que seguro ya conoces…

Bien…lo primero que te diré es que todo esto, si te pasa, lo creas tú solito. Todo. Tú has creado el down donde no lo había.

Los downs solo existen en tu cabeza.

Frase cliché: «El problema no es lo que sucede, es lo que te dices sobre lo que sucede.»

El problema no es de las cartas, es de lo que te dices cuando runeas mal.

Pero al creer que estás de down…lo haces realidad. Tú estás de down. Pero un down mental, un down de actitud, un down en la calidad de tu juego. ESE es el problema.

Segunda frase cliché: «Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, estás en lo cierto.» – Henry Ford

El Lenguaje

Creas tu realidad con tu lenguaje.

Pero no solo el que sale de tu boca, también el que se queda dentro de tu cabeza. También son palabras, frases, ideas. Sigue siendo lenguaje.

Decirte que estás de down y dramatizar y quejarte, hace que lo estés, y eso condiciona tu experiencia de la realidad, tu juego, tus decisiones, tu estado…TODO.

La mente no distingue entre realidad e imaginación, ni positivo ni negativo. Absorbe lo que le das y en lo que te centres es lo que verás.

Típica historia del elefante rosa. (¿No la sabes? Si te digo que no pienses en un elefante rosa, no podrás evitar pensar en uno.)

Cuando te dices que estás de down, ya está, ya has determinado qué está sucediendo. Has dejado claro que NO es tu culpa y que tú no puedes hacer nada al respecto porque no depende de ti.

Ya sabes que vas a perder, ¿verdad?

Entonces pondrás menos esfuerzo en tomar decisiones, buscarás distracciones, te tumbarás en la silla, cambiarás tu juego, pagarás para reafirmar que tienes mala suerte…

Y lo positivo que pase en la sesión ni lo valorarás porque no lo verás o lo tomarás como «justo» o «normal».

Solo te centrarás en las situaciones que confirmen que estás de down porque una vez has dado un juicio fijo sobre la realidad, intentarás ser congruente. (EGO)

También es muy probable que esa misma actitud se propague al resto de tu día y dejes de cuidar tus hábitos, empeorando aún más tu estado mental/físico/emocional y dificultando todavía más la posibilidad de volver a las mesas y jugar a un alto nivel.

Felicidades, llegados a este punto, ¡te has cargado tu winrate! Good job! Ahora sí, ¡estás de down!

¿Cuáles son los objetivos de un jugador?

  1. Meter volumen.
  2. Que ese volumen sea de calidad, es decir, decisiones de calidad consistentemente.
  3. Mejorar cada día, juego técnico y mental.

Este es el camino del éxito.

Nada de esto depende de si ganas o pierdes. Cero.

No depende de las cartas. Solo depende de ti.

Decir que estás de down te deja indefenso. Hace que abandones todo el poder que tienes para tener éxito a largo plazo.

Te hace adoptar actitudes y te hace tomar decisiones que son lo contrario que necesitas para jugar a póquer a tu mejor nivel.

No mejora tu situación, al revés.

Va en contra de tus objetivos como jugador.

Pero es muy cómodo.

Si estás de down, ya no tienes que hacer nada, no tienes que esforzarte, no tienes que pensar…no es tu culpa.

Puede ser que aquí esté la clave del asunto…

¿Para qué te sirve crear un downswing?

Todo lo que haces, sientes, dices…todos esos hábitos de pensamiento o hábitos emocionales, te sirven de algo.

Todo tiene un para qué. Si no lo tuviera, no lo harías.

Crear un down te sirve de algo…o de mucho.

¿Para qué crees que te sirve a ti?

¿Qué te ayuda a evitar decir que estás de down?

Puede ser que sea para evitar lo difícil, para evitar esforzarte, para evitar afrontar tus errores, incluso para motivarte porque en una situación cómoda nunca lo estás.

Pero seguro que no es lo que maximizará tus probabilidades de éxito.

¿Por qué te duele tanto?

Porque necesitas ganar.

¿Por qué necesitas ganar?

Porque odias perder.

Son dos caras de la misma moneda.

¿Por qué odias perder?

Hay una necesidad universal básica de todos los seres humanos: sentir que valemos.

Nos educan con la ecuación: valor personal = resultados.

Cuando nuestro valor personal (del que sale el respeto, la confianza, la autoestima…) depende de lo bien o mal que hacemos cualquier actividad, estamos perdidos porque es imposible ganar siempre o ser el mejor.

Y menos jugando a póquer.

Es como que por defecto «no valemos» y tenemos que demostrar al resto del mundo y a nosotros mismos que sí que valemos.

Por eso ganar parece cuestión de vida o muerte.

Porque por defecto somos inseguros y los resultados nos dan validación. Algo externo nos valida.

El problema es que entonces nuestro valor, nuestra confianza y nuestra autoestima, quedan fuera de nuestro control y variarán tanto como la varianza.

No es para nada divertido. (ni rentable)

¿Qué consejos no funcionan?

  • Tomar unos días de descanso.
  • Obsesionarse con el estudio.
  • Cambiar de modalidad.
  • Bajar de stake (si sigues teniendo banca).
  • Contar bad beats.
  • Videojuegos…netflix…procrastinar.

Estas soluciones sí que sirven a corto plazo para sentirte mejor. Pero a largo plazo mantienen el problema, porque no te enseñan nada diferente.

En este artículo hablo más profundamente sobre las soluciones fallidas típicas ante el tilt.

No te ayudan a enfrentar el problema real y a desarrollar habilidades para que, a largo plazo, seas capaz de mejorarlo. Evitan el problema.

La solución real, que pasa por no evitar el dolor, no evitar la incomodidad, al revés, atravesar el dolor para aprender de él y aprender las raíces que tiene y aprender a reaccionar ante él, es jodida a corto plazo, pero lo que necesitas a largo plazo.

Placer a corto plazo –> problema a largo plazo
Incomodidad a corto plazo –> solución a largo plazo

Es como cuando tienes miedo a algo. A hablar en público por ejemplo.

Evitar hacerlo sienta genial en el momento, pero te deja encallado, no te enseña nada para resolver el problema y hace que cada vez tengas más miedo porque lo verás cada vez más insuperable.

En cambio, si empezaras a tomar pasos pequeños para exponerte al problema, estarías aprendiendo lecciones a base de tomar acción que te ayudarían a ver que eres capaz de superar ese miedo. Desarrollarías la creencia de que eres capaz y eso te ayudaría a tomar más acción para superarlo y crear un ciclo exponencial positivo.

Lo mismo pasa con el tilt y los downs.

¿No te das cuenta que te enfrentas a la misma situación una y otra vez y nada cambia?

Está claro entonces que lo que has hecho hasta hoy no funciona, ¿verdad?

Si no afrontas el problema AHORA, nunca lo vas a hacer.

Si en la última mala racha no has aprendido nada, vas a volver a estar en el mismo punto. Una y otra vez…hasta que aprendas.

Tú eliges, seguir despreciando la importancia de la mentalidad y seguir sufriendo igual, o subir el listón y evolucionar.

¿Qué puedes hacer entonces?

Con lo explicado hasta aquí salen algunas soluciones claras:

1. Trabaja tu juego mental

Te ayudará a conocerte más profundamente para entender lo que te pasa cuando estás runeando mal.

Empieza analizando las frases que te dices cuando estás de down, de qué te sirven, cuándo empieza todo a ir mal, cómo influyes tú en que vaya a peor, qué emociones sientes, qué errores cometes, etc.

Analiza lo que te pasa e intenta profundizar en sus causas.

2. Mejora tu lenguaje.

En vez de exagerar, dramatizar, negativizar y crear cosas que no existen tienes que limitarte a utilizar un lenguaje que describa precisamente la realidad. Que describa lo que sucede, ni más, ni menos.

Tampoco se trata de utilizar lenguaje positivo, porque para valorar algo como «bueno» tiene que existir algo que es «malo», también son las dos caras de la misma moneda.

Los juicios de valor son cosas que añadimos a lo que estamos experimentando, no son parte de lo que está sucediendo, es un añadido nuestro.

Limítate a describir lo que te sucede de la manera más precisa que puedas.

3. Cambia de donde sacas tu valor personal.

Si hasta hoy ha dependido de los resultados y de la valoración externa, la clave es aprender a crearlo desde el interior y hacer que dependa de lo que controlas. Solo así podrás desarrollar una confianza estable inquebrantable.

¿Qué controlas?

Tus hábitos, tu esfuerzo, tus reacciones, tus palabras, tus pensamientos, tus valores, tus prioridades…

Quédate satisfecho con lo que haces cada día y con quién eres, y los resultados te importarán mucho menos.

4. Sé proactivo y decide la calidad de tu vida.

En vez de ser una víctima y dejarte llevar por lo que te suceda.

En cada momento pregúntate, ¿Cómo puedo mejorar esta situación?

Estás perdiendo, un día, dos, diez…¿Qué puedes hacer para mejorar esa época?

¿Quejarte? ¿Dramatizar? ¿Compartir bad beats?

¿Qué puedes hacer para ayudarte a jugar lo mejor que sabes siempre, runees mal o bien?

Pista: warmup y cooldown. Por ejemplo, con Pokermind.

5. Mejora tus hábitos.

Los que creo que más impacto tendrán en tu vida: rutina de mañana/rutina de noche y warmup/cooldown.

Son hábitos que darán estructura a tu día y a tus sesiones para disminuir el caos, y que además te recordarán cada día lo que es importante, lo que has decidido hacer y la persona/jugador que has decidido ser.

También recomiendo tener un espacio diario para estar contigo mismo, sin distracciones. Un espacio para escucharte y atender a tus necesidades.

Puede ser meditando o escribiendo o simplemente reflexionando.

Un espacio que te servirá para valorarte y sentirte aceptado por ti mismo.

Regístrate en Pokermind y recibirás en tu buzón una guía sobre los hábitos de alto rendimiento, los hábitos más frecuentes entre la gente de más éxito.

Conclusión

Si después de una mala racha tienes muchas realizaciones sobre lo que tienes que hacer, sobre lo que es verdaderamente importante para tener éxito como jugador…piensa cómo las aplicarás en tu vida real a partir de ese día.

Después de esa mala racha, después de ese sufrimiento, si no hay un cambio en lo que haces y en tu mentalidad, NO habrá servido de nada.

Y volverás a estar en la misma situación o peor, por mucho que ahora pienses que sabes más y que no te volverá a pasar igual.

Tiene que haber un cambio. Si no, todo habrá sido en vano.

En realidad, si las utilizas para aprender y mejorar tu mentalidad, ya no pueden ser vistas como un obstáculo. Son una ayuda. Si aprendes, te ACERCAN hacia tus objetivos, no te alejan.

Las malas rachas son una lección necesaria que tienes que aprender si quieres tener éxito, y si lo haces:

  • Ganarás más.
  • Te sentirás mejor.
  • Estarás sacando ventaja contra tus rivales.
  • Confiarás más en ti.
  • Dejarás de odiar perder.

Sin ellas, no serías capaz de aprender estas lecciones tan valiosas.

Agradece las malas rachas porque sacan a relucir tus leaks mentales más profundos para darte la oportunidad de trabajarlos y mejorar.

Vistas así…casi mejor alegrarte cuando runees mal, ¿no crees? 😉

Leave a Reply

Share via
Copy link